domingo, 16 de octubre de 2011

Sobre lo que llamamos Etica

Hoy e vuelto a pensar en la Ética, y hoy puedo decir que la Ética para mi es no volarme la cabeza cada mañana, eso es Ética para mi hoy. Quizá mañana sea otra cosa, ya que la descubro errante como ciertos prólogos que  me “trillan” la cabeza. Dinámica, esa es a mí entender la principal característica de esta señora de astucia sin igual,  por eso no puedo definirla, porque cuando esta siendo deja de ser, y cuando quiere ser ya ha dejado de serlo. Volviendo a los prólogos, no es la Ética un prologo constante? Un eterno comenzar antes de ser, y un dejar de ser para volver a conformarse en un nuevo comenzar?
Puede ser que esta palabra me haya hecho mal últimamente y en mi fuero interno, busco engañarme al conseguirle otras palabras que la nombren, menos dolorosas, menos caóticas, más dulces, menos separadas de mí andar cotidiano, le busco palabras con sabor a tuco de almuerzos, a yerba húmeda, a habitación fresca en una tarde de verano.
Ya no tiene sentido convocarla si lo único que me produce es dolor, es evidente que ella no es la culpable sino mi cuerpo que se incomoda ante su presencia. Por eso he tenido que hacer esto,  este juego de palabras que me facilitan el habitar, si las palabras no me sirven para eso, para que entonces.
Ya se que no se lo que ella es, pero si se que es lo que me hace sentir bien, por ende ella será a partir de hoy todo aquello que este ligado a mis sentires, sin rango clasificatorio o tablas cuali-cuantitativa ni nada de eso. Ella será aquello por lo que cada mañana no me vuelo la cabeza, será tu sonrisa al verme, será un abrazo de mi padre y el recuerdo de mi madre, será tu llamada, y el mundo a través de los ojos de mi amada.
De esta manera quizá deje de ver solo mi cuerpo y alcance a ver la dignidad de otros, quizá logre al valorar mis sentidos, alejarme de la indignación por los sentires ajenos. Cuantas veces caemos en el enojo por no compartir los deseos de otros, como si ellos dependieran de nuestra aprobación, mucho menos de nuestra indignación, donde queda la Ética en estos puntos cardinales de desencuentro, embriagada de una Moral absurda y enceguecedora, sumida en un discurso que nos ahoga el pensamiento.
Ya no se que carajo es la Ética, pero se que despertarme abrazado a la espalda de la mujer que amo me hace bien. Me pierdo muchas cosas durante los días de trabajo pero llegar a mi casa y servirme una copa de vino me hace bien,  escuchar música me hace bien, leer y escribir me hace bien, amar me hace bien, por eso hoy decido reformular el concepto de la palabra Ética para mi vida y llenarla de todas aquellas cosas que hacen que cada mañana cuando me levanto, decida no volarme la cabeza.

1 comentario:

  1. "Ella será aquello por lo que cada mañana no me vuelo la cabeza, será tu sonrisa al verme, será un abrazo de mi padre y el recuerdo de mi madre, será tu llamada, y el mundo a través de los ojos de mi amada." "Cuantas veces caemos en el enojo por no compartir los deseos de otros, como si ellos dependieran de nuestra aprobación, mucho menos de nuestra indignación, donde queda la Ética en estos puntos cardinales de desencuentro, embriagada de una Moral absurda y enceguecedora, sumida en un discurso que nos ahoga el pensamiento." lo citado me ha volado la cabeza!.. pues.. serà la Ètica que vomitaste en el texto?..que carajo importa.. que seas feliz.. es lo que cuenta..para mi claro.. que te quiero amigo.. gran talento el tuyo.. dale mecha! que no se apague..al pie! abrazos..

    ResponderEliminar