domingo, 20 de marzo de 2011

Mis Muertes

Parece ser que hemos armado todo para que se a así, para que algo comience otra cosa debe terminar. Estamos próximos a un nuevo Abril, mes bello si los hay, donde los aromas se multiplican y los corazones se fortalecen, pero para ello una muerte a de suceder, inevitablemente Marzo fenecerá, pasara al olvido. Y así pasa con todo, las noches nacen tras la desaparición lenta de los días, las lunas reaparecen y cuelgan hermosas de la oscuridad luego de que los soles den su último aliento de luz antes de desaparecer tras el horizonte.
Parece ser que el hombre en su construcción subjetiva, solo tomo en cuenta la dualidad como herramienta de operación, si no es esto inevitablemente será aquello, el mar termina donde comienzan las playas y el llanto se derrama cuando las rizas pierden el sonido.
Los árboles son siempre los mismos, dueños de su lugar, esclavos eternos del paisaje que les toca, ellos también presencian miles de muertes, soles y lunas, días y noches, solo que siguen siendo los mismos
Esta tarde me ha sorprendido, no por algo extraordinario sino solo porque  se que de un momento a otro morirá, y a ella le sucederá otra noche, mas mañana al despertar no seré el mismo, nosotros los hombres somos aquellos que debemos reinventarnos  cada mañana, vencer nuestros propios miedos, seguir, siempre seguir, atrás solo hay pasos perdidos, errantes, desconocidos. Cada mañana nos vuelve a parir y  cada noche nos roba el aliento, cada mañana hay una nueva posibilidad de ser, cada noche una nueva posibilidad de sentirse vivo, nacer cada 24 hs es la mejor manera que e encontrado para no enloquecer, para cortar una cadena inagotable de días entrelazados que me pesan, me debilitan y me roban la alegría y el goce de vivir.
Me es más llevadero el amor, no porque deba amar todos los días a alguien distinto, sino porque tengo la posibilidad de enamorarme todos los días de esos mismos ojos, sentir el mismo calor de un abrazo de ella, que también renació a la mañana, junto a mí. 
Así aprecio los paisajes, que son como espacios mágicos donde se detiene el mundo y con el, mi mirada, así me sorprendo nuevamente con las mismas cosas, la mirada tierna de mis perros, el saludo cotidiano de mis allegados, el sabor caliente de un mate por la mañana, la suave caricia de mi almohada que me recibe noche a noche, y los besos de mi amada que me saben a miel.
Parece ser que seguimos líneas de muertes, y es ahí donde encuentro la posibilidad del goce, para que apurar el trago si el olvido actúa por si solo, para que avivar el fuego, por que no detenerse a gozar la vida día a día. Si hoy no fue placentero, si no fui bueno, si no me agrado el platena, mañana tendré una nueva oportunidad para reivindicarme, intentare el juego místico de la alegría, buscare recuperar la bonhomía interna, me amigare con lo que me rodea.
Todas las noches muero, y todas las mañanas vuelvo a nacer, quizás sea una metáfora exagerada, pero me ayuda a no volverme loco en este gran circo, donde los días compiten entre si, los meses se quitan la vida unos  a  otros y los hombres pierden la sonrisa y el sentido de existir.

1 comentario:

  1. "las noches nacen tras la desaparición lenta de los días, las lunas reaparecen ", "el mar termina donde comienzan las playas y el llanto se derrama cuando las risas pierden el sonido" "Parece ser que seguimos líneas de muertes, y es ahí donde encuentro la posibilidad del goce"_ dicho sea de paso.. anoche morì cuando el sol salìa y me encontraba viva matàndome en el existir_ sabias palabras, asì es amigo_ algo debe de morir_ nunca mejor dicho!

    ResponderEliminar