miércoles, 24 de agosto de 2011

Desalojo

Muchas veces por la mañana cuando me encuentro en la oficina y miro hacia afuera, por la gran vidriera soleada, me dan muchas ganas de estar en mi patio, con mis perras, jugando, tomando un mate, barriendo, cualquier cosa antes que estar aquí entre papeles y problemas ajenos, llamadas de reclamos y apuros innecesarios. Hoy más que nunca esta secuencia me ocurrió repetidamente. Es invierno y las mañanas en esta época del año no suelen ser agradables a la intemperie, pero hoy hay un sol precioso que brinda su calor a quien lo sabe apreciar, me imagino en el rincón de siempre, con una silla plástica al lado de la canilla, en la otra silla sentado, el mate, como aquel compañero que hace cuerpo y me acompaña en ese espacio y en tantos otros.
Sufrí todo ese día por no poder hacer lo que quería, o mas bien por desear lo que no puedo a sabiendas, la gente como yo, sin coraje, no puede desear los martes por las mañanas o los jueves por las tardes, solo debe conformarse con aquellos momentos fuera del horario de trabajo. Una vez más volví a pensar cuanto pierdo por ganar, cuanto me alejo de mí por incluirme en espacios que muchas veces ni los disfruto, pero sigo sin valor para cambiarlo.
Se hizo la hora de marchar, apago la compu, acomodo algunos papeles y me voy luego de saludar a los últimos que van quedando, lo de todos los días, rutina le llaman. Ya no tengo apuros por llegar porque el sol se fue por completo, ahora esta haciendo frío, y a esta hora ya tengo otros compromisos por lo que tampoco puedo disfrutar del patio y todo lo anterior, ya no lo pienso, no puedo flagelarme mas de una vez por día, no tiene sentido castigarme tanto.
Estoy llegando al barrio, solo me separan de la puerta de mi casa dos cuadras de tierra, duras y empedradas, las recorro y cuando giro en la ultima veo un camión parado justo delante de mi casa, con algunas cosas mías dentro, un mueble viejo, un colchón y ya no pude ver mas, se me nublo la vista, no entendía que pasaba, un robo a plena luz del día, con todos los vecinos mirando? No podía ser, algo raro pasaba. Estacione el auto, si se puede decir que estacione por que lo deje en la mitad de la calle, y corrí hacia adentro, no podía creer lo que estaba viendo, eran perros, si perros!!
Uno con una gorra y lentes, sentado en mi silla le tomaba declaración a mis dos perras, como en una especie de denuncia policial. De más esta decir quien era el acusado, mire la planilla que confeccionaba aquella especie de fiscal canino y pude advertir escritos que denunciaban falta de interés, falta de tiempo, reducción de los horarios de paseos, espacios prolongados entre comidas y algunas otras cosas más.
Esto es una locura dije, sonreí con una mueca entre cínica y nerviosa, no sabia que hacer o como reaccionar, esto es de una película me dije, y me acorde de la gata, donde esta la gata, ella es testigo de todas estas calumnias, además siempre estará a favor de un humano en una contienda contra su histórico rival, era obvio, ella podría ayudarme con esto. La empecé a buscar por todos lados mientra  otros perros seguían cargando mis cosas al camión de afuera, yo intente pararlos pero otros dos, mas grandes aun,  cumpliendo la función de control, emulando una especie de patovicas, me dejaron en claro sin pronunciar palabra alguna, que ni se me ocurriera interceder. Salgo al patio y ahí estaba, sobre la silla plástica, nos miramos, sus ojos eran fríos, secos.
-Llegas tarde me dice, la gata. Estuve todo el día llamándote desde acá, pero no me oíste.
-Desde cuando hablas, y desde cuando llamas? Porque no me hablaste antes para evitar todo esto, que esta pasando?
-No he hablado por que no tenemos permitido hablar, esta es tu sociedad y no la nuestra. Ellas te han denunciado y ahora se quedaran con todo.
-Que locura es esta por favor, que tienen para decir de mí, que hace años que les doy techo, comida, las cuido y las saco a pasear. Aparte son perros, que les pasa?
-Las cosas cambian, ahora debemos buscar otro lugar donde estar, yo tampoco puedo quedarme, descubrieron mis intentos de advertencia y me juzgan por ellos.
-Esto no puede estar pasando –dije por lo bajo- no puede ser.
-Debes estar mas atento a tus deseos –me dijo el gato- tienes una sola vida y te la pasas haciendo lo que no te gusta, en cambio ellas reclaman todo aquello por lo que viven, eso están haciendo ahora.

Entre nuevamente, ya mas calmo, las mire de reojo buscando un arrepentimiento, un perdón. Sus miradas eran de tristeza, note que no querían que aquello estuviera pasando, pero lo harían de todas maneras. Fui a la pieza y puse algunas cosas en un bolso, una foto de ellas que me estaban desalojando, mire la casa por última vez, cada rincón, recordé vivencias en cada uno de ellos, sentí dolor y tristeza.
Al pasar por su lado, bajaron sus cabezas en señal de respeto, tal como lo hicieron siempre, yo no sabia como reaccionar, solo me agache y las bese suavemente a cada una, mas no como un perdón sino mas bien como aceptando todo, declarándome culpable de manera silenciosa. Mire a un costado, la gata ya caminaba a mi lado, salimos a la calle y nos fuimos sin rumbo fijo.

3 comentarios:

  1. comienzo con las imàgenes que me raptaron-"el mate, como aquel compañero que hace cuerpo y me acompaña en ese espacio y en tantos otros.", "la gente como yo, sin coraje, no puede desear los martes por las mañanas o los jueves por las tardes, solo debe conformarse", "una foto de ellas que me estaban desalojando, mire la casa por última vez, cada rincón, recordé vivencias en cada uno de ellos, sentí dolor y tristeza.".. me encantò- màs aùn.. que mi lazo con las llamadas "mascotas"_que feo!!yo las pronuncio diciendo que son.. "espejos de mi libertad"_ me hacen sonreìr..cuando ninguna piel humana logra hacerlo_ llenan todo de pelos, ladran demasiado.. y nos..tenemos el lenguaje que entre otras cosas.. nos lapida!!_ textos como este.. me generan adentro, mueven.. està bueno.. me quedè con ganas de màs en el nudo desalojado!!_ aplaudo sin rozar_ los caminos de esta producciòn.. de esta "obra"_ abrazos amigo!!aplausos!!

    ResponderEliminar
  2. De todas aquellas cosas picarezcas y simpaticonas que trascurren en el estarse vivo, rescato siempre aquellas que rozan lo cotidiano y la nada misma, un simple mate, un perro, una mirada que te devuelvan el dia, que te llenen nuevamente ese alma que deambula desahuceada por el asfalto!! Gracias por tus exagerados elogios a la simplesa de mi escribir!!!

    ResponderEliminar
  3. tenès un paràmetro que mida la simpleza?_no lo creo.. sust. abstracto_ como sea_ en lo simple, justamente he encontrado las mejores brillantinas p la vida cotidiana_ en fin_ no exagero_ expongo las sensaciones como lector_a cada quien le vibrarà o le "picarà" (como me dijo un amigo)de manera singular_ besos pibito!!_dale rienda, dale rienda..

    ResponderEliminar