domingo, 7 de agosto de 2011

Postales de Ergo Marconi

De Domingos Tristes

Esta mas que claro que los domingos suelen estar regados de ciertas tristezas, una vez alguien me dijo que estaba científicamente comprobado que, entre las 19 y las 22 hs de los domingos era cuando mas gente moría de fallas cardiacas, será por el peso de un nuevo lunes que se avecina, no lo se. Yo he repetido varias veces este comentario aun sin saber si es cierto o no, por lo que estimo que hay mucha gente que sabe de esto que estoy diciendo, pero lo que no sabe al igual que yo, es si es verdadero, si alguien alguna ves, mas precisamente algún científico estudio y plasmo estadísticamente el evento. Lo cierto es que al darle palabra ya tomo cierta veracidad que va a ser difícil de discutir, o al menos abra que buscar algún argumento para poder hacerlo.
Pero lo que si es cierto, para Ergo Marconi al menos, es que los domingos no son de los días más felices, si es que hay días felices claro. Ergo Marconi cree en la felicidad pero la asemeja a las estrellas fugaces, como destellos que suceden en distintos momentos, y no como una sucesión de tiempo en la cual uno se sienta feliz. Precisamente los domingos de Ergo Marconi carecen de todo tipo de destellos, huelen a humedad y recuerdos, se siente en el aire de su casa esa tristeza de domingo, de escenarios vacíos, de meceros baldeando el piso al final de una jornada.
Sus ojos son melancólicos, dulces y adoloridos. Ergo Marconi transcurre sus días sin grandes dolores, y sin grandes alegrías. Piensa, lee y disfruta de cosas sencillas. Busca incansablemente ganarle a las formas, muy pocas veces lo logra, pero no deja por ello de intentarlo. Para Ergo Marconi la vida pasa por desarmar lo armado, desarmarse, volverse a armar, lo intenta una y otra vez, se frustra, llora, y vuelve a empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario